1 Me gustó

Por todo lo que has vivido hasta hoy…

Esta pregunta podemos replantearla de la siguiente forma: ¿cómo llamarías a tu libro en lo que has vivido hasta hoy?

Un título, en mi opinión, debe escribirse al final del camino. Y, aun así, nuestro final se da por etapas. Cuando le demos título final a nuestro libro, será el de nuestra historia en la Tierra, como seres de carne y hueso.

El libro del espíritu posterior a la muerte quizá incluya nuevas aventuras y tramas. Y es que efectivamente el tiempo funciona como una esfera, el final y el principio son episodios relativos. Uno nutre el propósito del otro, y viceversa.

Yo soy de la idea de que en realidad nada se termina, sino que más bien el tiempo se nos acaba. Si hoy el tiempo se nos acabara para seguir viviendo como seres humanos, antes de descubrir el título de sus libros de vida, los invito a definir sus vidas mismas en una palabra.

Para mí la palabra es compañía, y esto tiene un significado especial y personal. La vida es, para mí, la oportunidad de sentirme acompañado. Mi título se trabajaría en torno a esa palabra.

¿Para qué darle un título a mi vida? Los títulos son un enunciado donde se rescatan los aspectos más elementales de la historia que representan. Lo más esencial yace en un título. Es un conjunto de palabras, o una sola, que carga una intimidad cercana con la historia que se cuenta.

¿Cuál es tu título?

Deja una respuesta