0 Me gustó

Para acercarte a tu Propósito…

Uno de los regalos mas importantes que recibí en mi programación personal, fue tener la convicción de que si estoy viva tengo que disfrutar cada uno de mis días haciendo lo que me hace feliz.

No se para ti, pero para mi hacer lo que me hace feliz es diariamente un reto, la escuela no me hacia feliz, la universidad no me hacia feliz, el trabajo no me hacia feliz, y mientras yo no soy feliz no puedo hacer genuinamente feliz a nadie. Para mi buena suerte, lo que si soy yo, es mas feliz que muchos… Porque en medio de hacer cosas que no me gustan hago mucho que me encanta…

Se que sin importar dónde esté puedo encontrarle lo mejor a mis circunstancias. Y esa acción en mis pensamientos me genera un mejor estado de ánimo, que a la vez, les levanta a otros la energía y alegría. Sí, todos nos afectamos a todos. Una persona feliz, trae consigo felicidad y una amargada trae amargura…

Hace unos años decidí hacer la prueba de decirle «no» a todo aquello que me causara la mas mínima incomodidad… Tener que enfrentarme a ese tipo de sinceridad conmigo misma fue un reto… Sobretodo cuando gente que aprecio en la máxima capacidad me pedía ayuda. Pero estaba determinada a hacer por una semana solo lo que me gustara y me hiciera feliz. El primer día me tome un día libre del trabajo, escogí mi libro favorito y lo leí, no levante el teléfono, no me bañe ni cambie hasta que quise y decidí comer snacks para no cocinar.

El segundo día, igual, solo que respondía llamadas y me di permiso para decir no a ciertas invitaciones, reuniones, citas, y peticiones de ayuda. Esto fue liberador. Es mas, este fue un regalo divino que pienso que todos debiéramos darnos permiso para experimentar.

Al tercero decidí que buscaría un trabajo en donde solo hiciera lo que me gustara y le diría a mi futuro jefe qué estaba dispuesta a hacer y que no. Así sucedió… Primero, mi futuro jefe se rió, no me contestó hasta tres días después… Y luego regresó con una papel y lápiz a escribir que era lo que quería. Obviamente, para estar en esta condición, yo ya tenia habilidades bien pulidas, había estudiado, me había esforzado, estaba preparada.

Cuando empecé mi primer trabajo en esta modalidad, le di a mi jefe y a mis compañeros una explicación de mis fortalezas y debilidades, les dije que si tenia que hacer mis debilidades estaría de mal humor pero estaba dispuesta a poner el hombro en momentos necesarios y urgentes mas no diariamente. También les dije que podían darme todo lo que quisieran en mis áreas de fortaleza, que para ello tendría fuerzas ilimitadas mientras estuviera todo lo demás arreglado. En pocas palabras: «Déjenme hacer lo que me apasiona y en lo que soy buena -todo el día si quieren,- y les prometo resultados inigualables…» Y así fue…

Desde ahí, solo me he dedicado a hacer lo que me gusta, en lo que soy naturalmente buena. Me he dedicado a ser autentica, a dar con todo mi corazón y pasión. Pero empezó cuando tomé la decisión de acercarme a lo que me gustaba y a alejarme de lo que no.

Cada vez que tengo un proyecto empresarial nuevo, empiezo haciendo todo contenta… Pero luego me voy dando cuenta que tengo que delegar las cosas que me hacen menos feliz para dedicarme con mas fuerza a las que me hacen feliz. Ese es el secreto de cuando las cosas funcionan y cuando la vida se vuelve satisfactoria…

¿Por qué? Todos nacemos con un Propósito, y ese propósito no es sufrir sino mas bien ser y hacer lo que nos hace felices, utilizar nuestros dones y fortalezas… Es mas, la felicidad y paz interior son los indicadores mas grandes para saber si estamos haciendo las cosas bien o no. Un corazón que se acuesta satisfecho, feliz, y teniendo sueños para mejorar mañana, es un corazón que va a impactar de manera positiva el mundo que lo rodea.

El reto es simple: Haz mucho mas actividades que te hacen feliz y mucho menos de aquello que te hace infeliz…

Si te gusto leer esto recuerda compartir nuestra página:  http://preguntasconproposito.com y dale un «me gusta» a nuestro Facebook: Preguntas con Propósito

 

 

Deja una respuesta