0 Me gustó

Nuestro valioso tiempo

Ciertamente los problemas financieros son de enorme agravio para la mayoría de nosotros.

En muchas ocasiones nos provocan inconvenientes emocionales y preocupaciones que impiden la constancia de nuestra tranquilidad.

Por ello esta pregunta nos interesa. ¿Qué harías con tu tiempo si las dudas e incertidumbres financieras estuvieran cubiertas?

Esta pregunta puede ser continuada con una meditación de todo aquello que deseamos hacer y el trabajo nos lo impide. Si ya lo encontraste, podemos pasar a la siguiente etapa de la pregunta:

¿Aquello que harías se te es imposible de realizar hoy?

Si la respuesta es positiva, entonces necesitas un nuevo sistema o plan de trabajo que te facilite realizar esas actividades con mayor tiempo. Lo que necesitas es, entonces, un cambio.

Si tu respuesta es que en realidad sí podrías realizar más actividades que te gustan y que el verdadero no precisamente el dinero sino la falta de organización, entonces también existe solución.

En primer lugar podemos estar agradecidos de que esta pregunta nos ha demostrado que nuestra vida no es tan complicada y que todo aquello que deseamos realizar sí se puede alcanzar con mayor organización y distribución de tiempo.

Entonces hemos descubierto algo interesante: ambas respuestas nos demuestran la necesidad de un cambio positivo. En la primera se necesita un nuevo sistema de trabajo y proyección. En la segunda se requiere mejor distribución de tiempo. Pero en ambas respuestas hemos reconocido, acaso de forma inconsciente, nuestra fortaleza.

¿Por qué considerar realizar cambios y mejorar costumbres si no nos creemos capaces de hacerlo en primer lugar?

Descubrir y darnos cuenta de nuestras necesidades y fortalezas es un hábito que no requiere de dinero y solo pide un poco de tiempo. Es un hábito barato que, consecuentemente, te permite controlar tu felicidad y que esta última dependa solo de ti, de tus ideas y sobretodo, de tomar acción.

 

Deja una respuesta