0 Me gustó

Aprender a perdonar

Hice llorar a una mujer hace unos años. He insultado de manera cobarde las personas más cercanas a mí. He cometido muchos errores al juzgar y tratar personas. He fracasado en reconocer el aprecio y el cariño que muchas amistades me enseñaron. No he sido la persona más leal ni conmigo ni con los demás. Me he causado daño emocional a despecho de mi corta edad y bienestar.

¿Por qué les cuento todo esto?

Porque yo pude perdonarme. Y no solo eso, reconocí ms errores, aprendí y empecé a aplicar mis nuevas herramientas. El tiempo ayuda al perdón, es cierto, pero nadie lo facilita más que nosotros mismos.

Perdonarnos es querernos y es, de alguna manera, reconocer que todavía existen tintes de belleza esporádica en un mundo repleto de rencores y sentimientos negativos. Perdonarse es aceptar la maravilla de la vida y, por consiguiente, comprender el gran poder de sanación del que es capaz la raza humana.

Deja una respuesta