0 Me gustó

Anotemos la mejor acción que hemos realizado.

Les propongo un pequeño ejercicio. Al final de cada día, anotemos la mejor acción que hemos realizado.

¿Cuál ha sido nuestra mejor versión del día de hoy? ¿Cómo hemos contribuido a la felicidad personal y ajena?

Estas preguntas nos pueden ayudar en las anotaciones al final del día. Hagamos este ejercicio por el transcurso de una semana.

Finalizando los siete días, es momento de leer todo aquello que hemos escrito y documentado de acuerdo a compartir lo mejor de nosotros.

Lo que encuentres en tus palabras serán motivos de júbilo, de alegría personal, de necesidad de cambios y de apreciación hacia ti mismo.

Cada día, a medida que descubras más sobre tus fortalezas y cómo puedes con estas contribuir con cariño a quienes las necesiten, te darás cuenta de la felicidad de compartir un poco de ti con los demás.

Esto es muy importante porque, al hacerlo, observas mucho de ti impreso en los demás, y finalmente descubres capacidades que desconocías anteriormente.

Deja una respuesta